Era la 1 de tarde cuando recibí la llamada de uno de mis proveedores en el lugar de la boda, “Señora Regina, aún no ha llegado la energía y según dicen llega en la noche”, sentí como se me subió la presión en una milésima de segundo.

Retrocedamos 2 años, Alba y Luis me contactaron a través de Matrimonio.com el 17 de Noviembre del 2016 y como cualquier pareja, hicimos los primeros pasos para aterrizar una cotización. Al hablar con ellos durante un tiempo me di cuenta que esta boda iba a ser especial, ya que Alba es una persona súper detallista. Para poder firmar el contrato era importante que su padre, el Sr. Fidia me conociera, así que se presentaron un día a mi oficina, Alba con sus padres y Luis con su madre y abuela, después de este encuentro fue que decidieron contratarme y a partir de ahí empezamos a trabajar hasta el día de su soñada boda.

Para esa época, Luis ya estaba trabajando en Cartagena así que cada vez que Alba se podía desplazar desde Bogotá, adelantábamos lo que más podíamos. Después de visitar algunos lugares, llegamos al Palacio de la Inquisición el cual llenó las expectativas de ellos dos. Con el tiempo empezaron a elegir minuciosamente a los proveedores, y los detalles que ellos querían para su boda.

Alba estuvo en cada detalle, fue muy exigente ya que quería que todo quedara perfecto. Uno de estos detalles que tengo todavía presente en mi cabeza fue la elección de su Bouquet y la decoración de la torta de bodas. Una de las últimas decisiones cerca a la boda.

Cuando llegó el día esperado, 30 de Abril estaba más nerviosa yo, que la misma Alba. Le había encargado a mi TEAM cada detalle para que cuando llegaran todos a la recepción todo estuviera tal y como ellos se lo habían imaginado. Si, hubo muchos contratiempos como el que mencioné al principio pero sin duda alguna todo empezó a tomar  orden tal y como lo habíamos planeado.  La ceremonia fue bellísimas en la Iglesia San Pedro Claver, luego las mulatas y los tamboreros llevaron a los invitados hasta el palacio de la inquisición, mientras Alba y Luis fueron a hacer el recorrido fotográfico, los invitados se refrescaban con un delicioso cóctel y se tomaban fotos en la cabina fotográfica que Alba había contratado. Cuando los “Recién Casados” llegaron al lugar, su reacción fue la recompensa de todo el trabajo duro que habíamos hecho para la boda.

Todos estaban felices celebrando el gran paso que habían dado como pareja, hubo lágrimas, pero lágrimas de felicidad. Ya al final de la recepción 2:30AM Alba se me acerca y dice “Regina todo salió mucho más de lo que yo esperaba”, fue allí cuando me di cuenta que había hecho mi trabajo bien. Hoy, Alba y Luis cumplen su primer aniversario de casados, tan rápido ¿no?, espero que sea el primer aniversario de mucho más años juntos.

 

Copyrights @Comunicaciones_ReginaBrieva
Fotografía: Guidophotography.com